lunes, 2 de enero de 2012

Razones

Empecé a ver claro que él y yo jamás podríamos tener una vida en común cuando puso cara de asco al verme llamar a un gato callejero. 

Cuando me pegó un estirón del brazo por intentar tocar a un cachorro de husky, como si su mano fuera una correa y yo su mascota, me sentó como una patada en el culo. 

Cuando me mandó super cabreado a ducharme por tocar a mi perro, supe que en esos momentos me daba asco él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada